Agentes de Cáritas31 Octubre 2019

Celebramos la pasión de la vida

El pasado 24 de octubre se realizó un censo de las personas en situación de sin hogar en la ciudad de València.

Me paro e intento evocar la noche del 24 de octubre cuando me acerco a personas que viven en la calle para colaborar en la elaboración de un censo en la ciudad de València.

Lo intento, intento recordar, pero no puedo porque mi corazón en este instante no puede conectar con este día. Conecta, sí, pero con los previos y recuerda el día en que, acompañada por María, voy sorteando las calles desde Mambré hasta San Juan de Dios. Y mientras caminamos, le cuento, porque me pregunta, mi trayectoria en Cáritas y ella también me cuenta la suya: «Hasta que me animaron a llevar el Proyecto Simón y… la verdad es que me encanta».

Y aquí es donde mi corazón conecta. Me paro en este instante, en el recuerdo de este momento y siento que no es verdad. A María no le encanta, le apasiona.

Lo que María transmite es pasión y soy yo la que está encantada. Es a mí a la que me encanta su pasión que contagia, entusiasma, ilusiona. Pasión que es buena noticia, pasión que nos hace entusiasmarnos a muchos y muchas (más de 800) contagiadas por su pasión y la de otras personas también apasionadas en el deseo de mejorar la vida de las personas que están en la calle, sin hogar.

¡María, bienvenida sea tu pasión a mi vida!

¡Bienvenido seas Evangelio encarnado en María, en su enorme pasión!