Agentes de Cáritas14/05/2020

Gloria J. Paz: «Mi amiga me llevó a Cáritas y he recibido mucho apoyo»

Gloria Janeth Paz, madre muy joven, llegó a València hace tres años con un hijo de cinco.

Decir que llegó hace unos años de Colombia huyendo del infierno no sería nada nuevo. Afirmar que vino con sueño de futuro y encontró serias dificultades para sobrevivir tampoco sorprendería a nadie pero Gloria Janeth Paz, madre muy joven, descubrió, además, que la vida podía ser mucho más dura de lo que podía haber imaginado.

Gloria Janeth llegó a València hace tres años con un hijo de cinco. Se instalaron en un pueblo del cinturón de Valencia y pronto, con los papeles en regla, encontró trabajo. Encontró trabajo y supo lo que era ser una mujer maltratada.

¿Cómo os encontráis en estos momentos?

Pues, aunque no podamos salir de casa, ahora estamos muy bien porque con todo el problema que tenía antes, el venir a vivir a València a casa de una amiga que me cobra por la habitación, ha sido un descanso. Para mi hijo fue muy duro llegar a un país donde no tenía amigos, en el colegio todos los niños hablaban valenciano,  pero lo peor fue que mi pareja le decía que iba a ser un esclavo toda su vida y le gritaba. La relación terminó muy mal. Yo no me daba cuenta de que era maltrato hasta que me lo hizo ver una psicóloga. Tuve que dejar el trabajo. En València mi amiga me llevó a Cáritas y he recibido mucho apoyo. Para mi hijo el cambio de colegio ha sido muy bueno y las dos hijas de mi amiga se llevan muy bien con él. La mayorcita le explica si no entiende algo de los deberes…   

¿Qué es lo que más te preocupa ahora?

En estos momentos lo que más me preocupa es mi documentación porque la conseguí por medio de él y el tiempo que vivimos juntos me decía que si yo lo llegase a dejar, él me la iba a quitar. Todo el tiempo pasaba lo mismo. Yo siempre justificaba el trato de él hacia mí. Tenía miedo de estar otra vez ilegal en este país. El miedo, hoy, es levantarme y no tener nada para darle a mi hijo. Ese es mi miedo. Hasta ahora eso, gracias a Dios, no ha pasado. Me gustaría que esto del virus pasara lo antes posible y empezar a buscar trabajo, que en eso estaba antes de que no pudiéramos salir.

Decías que Cáritas os ha dado mucho apoyo.

Cuando llegué aquí, mi amiga me llevó a Cáritas y me ayudaron en todo. Me dijeron dónde estaba el Centro 24 horas para mujeres maltratadas, donde enviar el curriculum, la agencia de empleo, el economato… Y con la situación que estamos atravesando están pendientes de nosotros, de lo que podamos necesitar.  A cada momento están escribiendo un correo para ver cómo estamos.

¿Qué te gustaría en el futuro para ti y tu hijo?

En España espero poder darle una carrera a mi hijo, que en Colombia es muy difícil que los niños salgan adelante, por la situación económica, por las malas influencias… Pedí dinero prestado para traerle aquí y poder darle un futuro.

El empeño de una madre muy joven, sola en un país extraño, en un momento muy difícil, de sacar a su hijo adelante se ha visto compensada con el apoyo incondicional de una gran familia que velará por ella y por su hijo.