Emergencias18/11/2020

Solidaridad con los hermanos y hermanas afectados por el huracán Eta

Cáritas Valencia se suma al esfuerzo de recabar apoyo y fondos para cooperar y colaborar en esta ingente tarea.

El pasado 31 de octubre se formó un sistema de baja presión en la zona del Caribe Oriental que comenzó a intensificarse rápidamente, alcanzando el estado de huracán a principios del 2 de noviembre. El huracán Eta alcanzó la categoría 4 en la escala Saffir-Simpson.

El huracán Eta entró sobre las costas nororientales de Nicaragua como una tormenta de categoría 4 el pasado 3 de noviembre, desplazándose lentamente por el norte de Nicaragua y hacia el este de Honduras en dirección noroccidental hacia el noreste de Guatemala y luego hacia el Caribe hasta el 6 de noviembre, disminuyendo a tormenta tropical. Durante su paso, las fuertes lluvias impactaron duramente en comunidades vulnerables, causando la elevación del nivel de los ríos, inundaciones y deslizamientos de tierra en gran parte de América Central, que han impulsado la adopción de medidas inmediatas por parte de los organismos nacionales de gestión de desastres de esos países.

El Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) regional estima que los efectos de Eta han afectado por lo menos a 3 millones de personas en toda la región. Además, el huracán Iota, catalogado de “catastrófico” y “extremadamente peligroso”, tocó tierra el lunes por la noche en la costa noreste de Nicaragua con vientos sostenidos de 250 kilómetros por hora. En el Caribe nicaragüense, una zona muy pobre y aislada, la sensación es que los elementos naturales no dan tregua.

Estas emergencias se suman al fuerte impacto que ya está teniendo la pandemia COVID-19 en la región, incrementando aún más las consecuencias sociales y económicas en estos países, y nos interpela a seguir estando atentos y cercanos a las realidades que están viviendo nuestras Cáritas hermanas de Centroamérica, apelando a nuestra dimensión universal de la caridad.

Las Cáritas de los países afectados (Nicaragua, Honduras, Guatemala y Costa Rica) nos solicitan acompañamiento y apoyo para poder atender esta nueva emergencia y brindar ayuda humanitaria a las personas y familias damnificadas y en condiciones de mayor vulnerabilidad. En estos primeros momentos están haciendo una intensa labor de diagnóstico y evaluación de daños y necesidades a nivel comunitario y coordinando la primera respuesta. Nos comparten necesidades críticas en material de albergue, agua, saneamiento e higiene (WASH), acceso a alimentos, medicamentos y protección.

También expresan especial preocupación por las capacidades de mitigación y prevención de COVID-19 y la necesidad de equipos de higiene y de protección personal (EPP). Además, nos cuentan que se han causado grandes daños a la agricultura, la ganadería y los medios de vida rurales, que podrían incrementar la inseguridad alimentaria ya existente. Por lo que todo este apoyo, tendrá que complementarse con un largo proceso de rehabilitación y recuperación de medios de vida.

Es relevante señalar también el duro impacto que los huracanes Eta e Iota han tenido en zonas donde habitan comunidades afrodescendientes y grupos indígenas, que ya contaban con mayores condiciones de pobreza, exclusión y vulneración de derechos básicos.

Cáritas Española ha manifestado ya el apoyo y solidaridad. Por ahora, ha aprobado un proyecto de respuesta a la emergencia a Carita de Nicaragua por valor de 30 000 euros, con el cual se atenderán a 500 familias, con insumos de primera necesidad. Desde Cáritas Valencia nos sumamos al esfuerzo de recabar apoyo y fondos para cooperar y colaborar en esta ingente tarea.

Una vez más, os animamos o a no perder de vista a los países empobrecidos que están más indefensos ante las amenazas de los efectos climáticos extremos que afectan a nuestra Casa Común y seguir así promoviendo una solidaridad global. Como nos ha dicho el papa Francisco: «El cambio climático es un problema global con graves dimensiones ambientales, sociales, económicas, distributivas y políticas, y plantea uno de los principales desafíos actuales para la humanidad. Los peores impactos probablemente recaerán en las próximas décadas sobre los países en desarrollo. Muchos pobres viven en lugares particularmente afectados por fenómenos relacionados con el calentamiento» (LS 25).

Como algunas de vosotras ya nos habéis manifestado la voluntad de canalizar apoyos para esta emergencia, os indicamos la cuenta bancaria en la que podéis hacerlo (ES76 2100 2208 3002 0025 4904), indicando en el concepto de la transferencia “Emergencia Huracán Eta”.